La casa prefabricada más pequeña para volver a los orígenes de las ‘tiny house’

Las ‘tiny house’, o minicacasas, siguen ganando relevancia. Y cada vez más son más los arquitectos y diseñadores que ponen su creatividad al servicio de proyectos de este tipo. No hay que olvidar que las ‘tiny house’ pueden marcar la línea a seguir por la vivienda del futuro, al menos en los grandes núcleos urbanos, donde la densidad de población y el incremento de los precios, pueden darles un importante protagonismo. Y esa es la opinión de importantes organismos internacionales, como Naciones Unidas, que en dos de sus programas, ONU Medio Ambiente y ONU Hábitat, ha manifestado su interés como alternativa habitacional.
La principal característica del movimiento de las ‘tiny house’ ha sido, junto con su reducido tamaño, la sencillez y el respeto al medio ambiente, al reducir los recursos y apostar por tener lo necesario para vivir con comodidad, pero sin excesos. Al menos, esa era la filosofía inicial, cuando a finales de la década de 1990, una arquitecta estadounidense, Sarah Susanka, publicó su libro ‘The Not So Big House’. Sin embargo, desde entonces, ha habido un proceso de sofisticación, que ha influenciado a los principios sobre los que se fundó este peculiar movimiento. De hecho, uno de los cambios más perceptibles es que, poco a poco, muchos estudios han diseñado casas ‘tiny’ cada vez más grandes y dotándoles de mayor capacidad para albergar cada vez más cosas. Algo que, en cierta manera, contraviene aquellos principios en los que se basó la apuesta por este tipo de viviendas.
Por ello, algunos diseñadores han tomado la decisión de trabajar duro para retomar aquel concepto inicial de ‘tiny house’ que no significaba, solo, vivir en un espacio reducido, sino hacerlo de forma sencilla. Y un buen ejemplo es este la Camper Tiny House, diseñada y producida por Build Tiny, una empresa de Nueva Zelanda, que quiere recuperar los orígenes de aquella idea.
Con poco más de 12 metros cuadrados (5 metros de largo por 2,5 de ancho) y un peso que no llega a los 3.000 kilogramos, la Camper Tiny House demuestra que es posible conjugar la comodidad con la verdadera sencillez. Al contrario que esos modelos más sofisticados a los que hacíamos referencia, en este minicasa no existen espacios a doble altura para guardar cosas, por lo que es importante que sus habitantes tengan muy claras las prioridades, para evitar el desorden y el caos. No obstante, no hay que pensar que vivir en una de ellas es algo incómodo. Al contrario, dispone de todo lo realmente necesario para vivir con comodidad, aunque de forma minimalista, y bajo el principio del “menos es más”. Y, además, es totalmente transportable, para poder moverla de un sitio a otro, ya que se asienta sobre un remolque que permite su movilidad.
Sus 12 metros cuadrados se distribuyen en diversos espacios. De tal forma, cuenta con un baño completo con ducha, tocador y un inodoro de compostaje. El diseño inteligente presenta una cama tamaño grande para dos personas, que se retrae hacia el techo cuando no está en uso. Además, cuenta con un sofá que también se transforma en cama y en el que pueden descansar otras dos personas. La cocina es pequeña pero cuenta con todo lo necesario, como, entre otras cosas, una cocina de gas de dos quemadores con campana extractora con ventilación oculta, microondas, un pequeño lavavajillas, una nevera, una barra de bar e incluso un estante para vinos.
Como explican en su página web sus creadores, quien quiera vivir en una de estas, “necesitará la mentalidad de un minimalista para vivir en esta casa a tiempo completo, o tratarla como una caravana y usarla como su casa de vacaciones con ruedas, llevándola a un nuevo destino cada verano. Diseñada para ser pequeña, liviana y fácil de remolcar, es nuestra casa pequeña más asequible hasta ahora”.

Dodaj komentarz

Twój adres email nie zostanie opublikowany. Pola, których wypełnienie jest wymagane, są oznaczone symbolem *